Las etiquetas termosensibles y otros productos termocrómicos, que revelan la temperatura mediante cambio de color ofrecen ventajas respecto a los métodos tradicionales de control de temperatura en procesos industriales. Estos son los usos más comunes:

 

·        CONTROL DE CALIDAD en procesos de calor durante cadenas de fabricación (envases de aluminio, manipulados de vidrio, textiles, motores,...): básicamente THERMAX 8 & 10 NIVELES, diferentes rangos.

·        CONTROL DE LA CADENA DEL FRÍO durante el transporte de un producto refrigerado de un modo desasistido: CHILLCHECKER

·        COMPROBACIÓN que se ha llevado a cabo una esterilización correctamente: PUNTOS THERMAX ENCAPSULADOS

·        EVITAR fraudes de aplicación de garantía en reparaciones del motor de un modo fiable, económico y fácil de usar: TEMPERATURE RECORDER

·        CERTIFICACIÓN de temperatura correcta de lavado en el interior de lavavajillas industriales según la normativa vigente y protocolos APPCC: TDI

·        DETECCIÓN de una superficie excesivamente caliente de un modo fácil y  económico para evitar quemaduras por contacto: TEMPSAFE

·        VERIFICACIÓN DE TEMPERATURA EN OTROS PROCESOS INDUSTRIALES: puntualmente, se utilizan otros métodos termosensibles no tan habituales pero igualmente fiables: LÁPICES y TINTAS IRREVERSIBLES.

·        DISEÑO de un calendario de sobremesa más original usando un termómetro: TLC11

·        INNOVAR y MEJORAR su producto incorporando algún elemento que cambie de color con la variación de la temperatura: TINTAS REVERSIBLES

  

Como se puede ver en las aplicaciones reales expuestas a continuación, estos productos termosensibles, en sus diferentes presentaciones: etiquetas, lápices, tintas, termómetros flexibles, pintura; permiten realizar el control de la temperatura directamente sobre el producto, sin necesidad de componentes electrónicos y a un bajo coste.