Control de Temperatura durante el vuelo

 

Las velas o envolturas de los globos aerostáticos de última generación se fabrican con diversas fibras de Nylon.

 

La naturaleza del Nylon junto con los parámetros meteorológicos y velocidad posibles, determinan el rango de temperatura de uso en los manuales de mantenimiento y de vuelo:

 

  • TEMPERATURA IDÓNEA DE VUELO: 120ºC
  • TEMPERATURA MÁXIMA: 130ºC          

 

Para controlar la temperatura interna, el globo lleva 2 dispositivos que actúan como testigos de temperatura:

 

Bandera: un testigo de temperatura va soldado a una bandera fabricada con la misma fibra que el globo y que se coloca en la parte más alta de la vela. Cuando la temperatura supera los 125ºC, la bandera se suelta, avisando al piloto del sobrecalentamiento

 

Etiquetas de temperatura: la etiqueta permite conocer el histórico del aumento de temperatura que se va produciendo durante el vuelo. Se utilizan 2 etiquetas de 8 puntos cada una con lo que se disponen de 16 posibles lecturas. Las etiquetas registran el aumento de temperatura durante el vuelo. Si se sobrecalienta el globo, habrá que anotar las lecturas de las etiquetas en el cuaderno de vuelo, para – si es el caso - someter al globo a examen posteriormente. También está detallado en los manuales cómo actuar si las etiquetas se despegan: si esto sucede puede ser un indicativo también de sobrecalentamiento. En este caso, se obliga a intentar bajar la temperatura inmediatamente y proceder a la maniobra de descenso y aterrizaje.

 

Las referencias usadas en esta aplicación son la THERMAX 8 Niveles Rango B (71-110ºC) y la THERMAX 8 Niveles Rango C (116-154ºC).

 

Una vez finalizado el vuelo, las etiquetas son la prueba de la temperatura máxima alcanzada. En caso de accidente, las etiquetas irreversibles usadas durante el vuelo pueden tomarse como prueba y pueden ayudar a demostrar si hubo error humano, defecto de fabricación…

 

Hace más de 10 años que las etiquetas irreversibles THERMAX se usan para este propósito.