Innovación de un producto ya existente.

Innovación de un producto ya existente utilizando tecnología de cambio de color. Diseño original de un producto aportando una nueva utilidad.

Propósito: conseguir que un tapón de botellas multi-uso – ya existente en el mercado – fuera más atractivo añadiéndole una nueva ventaja respecto a sus competidores. Con un mínimo incremento de su coste, el tapón proporcionaría un beneficio añadido al cliente final: conocer la temperatura de la botella con un simple vistazo.

 

Producto termosensible utilizado: tintas termosensibles al agua para serigrafía. 

 

Trabajo realizado: después de unas pruebas previas de validación, se optó finalmente por 2 tintas termosensibles de colores claramente distintos: magenta y azul, las cuales se calibraron a 2 temperaturas diferentes: +10ºC y +24ºC, respectivamente. El cliente diseñó unas plantillas de papel blanco con los troquelados a la medida adecuada para la zona elegida: círculos de 24 mm de diámetro.

Añade definitivamente al tapón multi-uso.

El círculo serigrafiado con ambas tintas, se coloca en la parte superior del tapón y, para protegerlo de humedad y/o suciedad, se sella con una lámina de poliéster transparente.

La combinación de ambas tintas – asociada con su histéresis característica -, genera una gradación de colores desde el blanco al azul/violeta oscuro que permite visualizar diferentes colores y tonalidades desde +4ºC a +20ºC, abarcando temperaturas de consumo de una gran variedad de bebidas, desde refrescos o lácteos a vinos tintos, pasando por vinos blancos, rosados y cavas.

 Este sensor personalizado en forma de etiqueta de papel, añade definitivamente al tapón multi-uso – ya original de por sí – una ventaja genuina, diferente al resto de la competencia.

 Este artículo se comercializa en la actualidad en muchos establecimientos comerciales incluyendo grandes almacenes de conocido prestigio y sigue siendo un producto líder en su sector.